¿Cuáles son los gusanos planos dorso – ventrales?

1.- Características generales sobre los gusanos planos dorso ventrales

– Los animales pertenecientes a este grupo presentan como característica fundamental tener el cuerpo plano, aplastado, largo ventralmente, siendo blandos y delgados.

– Los miembros de este grupo presentan simetría bilateral ya que sus estructuras externas están dispuestas simétrica­mente a la derecha e izquierda de un eje o plano del cuerpo
longitudinal.

– Estos animales presentan una superficie dorsal o superior definida, una superficie ventral o inferior así como un extre­mo anterior donde se halla la cabeza y un extremo inferior o
cola.

– Presentan 3 capas germinativas o embrionarias, siendo éstas ectodermo, mesodermo y endodermo. El mesoder­mo es bien definido y en él se diferencian órganos y tejidos
especializados.

– Su epidermis o superficie externa es blanda y ciliada, o cu­bierta por cutícula con ventosa o ganchos externos, o a veces las dos cosas a un mismo tiempo, para adherirse al huésped.

– Son animales acelomados, ya que carecen de cavidad o celoma interna, o sea, una cavidad entre la pared de la cavi­dad digestiva y la pared del cuerpo. Interiormente están lle­nos de una sustancia esponjosa denominada parénquima, en la que se hallan como embutidos sus órganos internos.

– El sistema digestivo es incompleto ya que presentan boca, pero carecen de ano. Es generalmente muy ramificado. Las tenias carecen de aparato digestivo.

– Todos los representantes de este grupo tiene una porción cefálica más o menos desarrollada con receptores sensoria­les especiales para la luz (ojos o manchas oculares), así como una concentración de tejidos nerviosos consistentes en dos ganglios o cerebros.

– Carecen de sistema esquelético, circulatorio y respiratorio.

– Presentan un sistema excretor compuesto por numerosas células tubulares distribuidas por todo el cuerpo (mesoder­mo). Estas células toman el nombre de célula en flama o células flamígeras, las cuales desembocan en los con­ductos colectores o conductores excretores.

– En lo referente a la presencia de un sistema nervioso, éste está constituido por un par de ganglios anteriores que en conjunto forman un cerebro rudimentario, de donde parten
cordones nerviosos longitudinales los cuales se comunican entre sí por medio de nervios transversales.

– Todos los animales pertenecientes a este Phyllum presen­tan sexos generalmente unidos, es decir, son animales monoicos, y su fecundación es interna y cruzada. Los huevos por lo general son microscópicos siendo su desarrollo direc­to, y en otros casos mediante una o más fases larvarias. Algunas especies presentan un tipo de reproducción ase­xual por escisión transversal.

– El tamaño de las especies varía desde unos cuantos mm. (Planaria 5 – 25 mm.) hasta especies de 12 metros como el Diphylobotrium latum o la Taenia saginata, que tiene 20
mts.

2.- CLASIFICACIÓN

– Clase Turbelarios
Agua Dulce

Agua Marina:
La Planaria común Dugesia tigrina
La Planaria de las Charcas Euplanaria stagnalis
La Planaria Anaranjada Yungria aurantiosa
La Planaria Común Leptoplana tremellaria

Tierra:
La Planaria Común de tierra Rhynindermus terrestres
La Planaria Gigante Placocephalus kemensis

– Clase Tremátodes
Fasciola Hepática duela del hígado
Fasciolopsis buski

– Clase Cestodes

Taenia solium Taenia armata 8m.
Taenia saginata Tenia inerme 5 – 6m.
Diphylobothrium latum Solitaria del pescado
Diphylidium caninum Dipilidio (perro)
Echinococcus granulosus Equinococo (0.5 cm)

a.- Clase Turbelarios

Euplanaria maculata “Planaria de agua dulce”.

Es un platelminto que vive en los lagos y ríos donde existen co­rrientes permanentes de aguas frescas y claras, se adhieren a las superficies inferiores de piedras o troncos sumergidos para evitar la luz. Las planarias son seres cuyo cuerpo presenta la forma de plantilla de zapato, de lengua o de hoja de árbol, sien­do sus dimensiones variables, ya que fluctúan entre 5 mm. a 2cm. Su cuerpo es delgado, blando y flexible, el cual puede extenderse, contraerse y volverse en cualquier dirección; su cuer­po externamente está cubierto por una capa sencilla de epider­mis con numerosas glándulas unicelulares que se encargan desegregar una sustancia mucosa. Debajo de la dermis se en­cuentran fibras musculares circulares y longitudinales que se contraen para cambiar la forma del cuerpo.

En la superficie dorsal de la región cefálica se presentan 2 man­chas oculares que son los llamados receptores sensoriales especiales para la luz. La superficie ventral está cubierta por ci­lios que sirven para la locomoción.

En la parte ventral media se encuentra la abertura de la boca en una faringe muscular y extensible. El poro genital se halla en la región caudal de la superficie ventral.

El sistema digestivo está constituido por la faringe, la boca y la cavidad gastrovascular que comprende una porción anterior y dos ramas posteriores las cuales, a su vez, presentan numero­sas subdivisiones laterales. Carecen de ano.

El sistema excretor lo conforman numerosas células flamígeras, las cuales funcionan como regulador del contenido de agua de los tejidos y también para atraer los deshechos metabólicos, que se expulsan por los poros excretores situados en la super­ficie dorsal de la región cefálica.

Todo este sistema esta constituido por:
– Células en flama o flamígeras.
– Tubos colectores.
– Poros excretores.

Carecen de aparato circulatorio y respiratorio, sus órganos están rodeados por una sustancia esponjosa llamada parén­quima, la cual sirve para distribuir los productos de la digestión y para transportar el oxígeno que difunde hacia el interior desde la epidermis húmeda que cubre el cuerpo exteriormente.

El sistema nervioso está constituido por dos concentraciones anteriores de células nerviosas, las cuales están unidas y for­man el encéfalo, de donde parten una serie de fibrillas nervio­sas que se dirigen hacia la región cefálica y las manchas ocula­res del encéfalo también parten a ramas nerviosas longitudina­ les que se extienden posteriormente una a cada lado del cuer­po, de donde se originan una serie de ramas secundarias latera­les y conexión transversales

El aparato reproductor masculino está constituido por numero­sos testículos localizados a ambos lados del cuerpo conecta­dos, por pequeños vasos eferentes, a dos vasos deferentes más grandes que se extienden a lo largo del cuerpo y penetran en un saco espermático medio o vesícula seminal. Este saco se une con el pene, situado dentro del atrio genital.

El aparato reproductor femenino está constituido por un ovario anterior colocado a cada lado del cuerpo, el cual conecta con un oviducto a lo largo del cual se hallan las glándulas vitelinas late­rales. Los dos oviductos penetran en una vagina media a la que está unido un saco de almacenamiento de espermas o receptá­culo seminal; la vagina se abre a un atrio genital.

La reproducción sexual se inicia cuando dos planarias sexual­mente desarrolladas se juntan por sus porciones ventrales pos­teriores y el pene de cada una de ellas penetra en el poro geni­tal de la otra para producir una transferencia recíproca de esper­matozoides, luego se separan. En cada una, los huevos son fe­cundados internamente y reunidos en cápsulas saliendo hacia el medio ambiente. El desarrollo del huevo es directo, produ­ciendo cada uno un joven gusano.

La fecundación es interna y cruzada. También se reproducen por regeneración. Otro tipo es mediante reproducción asexual, que consiste en una simple constricción que divide al cuerpo en dos partes, una mitad correspondiente a la cabeza y otra a la cola, regenerándose rápidamente cada una hasta constituir un organismo completo.

Se alimentan de animales vivos o muertos y pequeñas partícu­las alimenticias, las cuales son divididas en fragmentos mi­núsculos por la acción muscular de la faringe. La digestión tiene lugar en la pared intestinal, conociéndose este proceso como digestión intracelular, y también en la cavidad intestinal o extra­celular.

b.- Clase Trematodes

Fasciola Hepática (duela del Hígado)

La fasciola hepática es un animalito que puede medir hasta 3 cm. de largo. Generalmente en estado adulto se encuentra en los conductos biliares del cordero, ocasional en el ganado vacuno y rara vez en el hombre. Su cuerpo tiene la forma de hoja. Toda su superficie, tanto ventral como dorsal, está cubier­ta por una fina capa de cutícula resistente. También encontra­mos unas pequeñísimas papilas o puntitas vueltas hacia atrás
que le ayudan a sostenerse en el tejido del hígado y además, cuando se mueven, les permiten solamente avanzar.

En la porción anterior se encuentra la boca, que está rodeada por una ventosa llamada ventosa anterior, detrás de ella se encuentra la ventosa ventral. Ambas son pequeñas, pero
bien visibles. La abertura genital se halla localizada entre las ventosas.

1.- Morfología Interna

  • Aparato Digestivo

Está constituido por la boca en la porción anterior, se continúa con la faringe muscular y un intestino que se di­vide en 2 ramas, las cuales se subdividen en numerosas
ramas laterales. Carecen de ano.

El alimento no digerido es expulsado por la boca, care­cen de aparato circulatorio y respiratorio, poseen un ritmo muscular muy desarrollado con numerosos y com­plejos músculos.

  • El Sistema Excretor

Al igual que la planaria, está constituido por numerosas células flamígeras que desembocan a un canal principal o tubo colector (uno a cada lado). Estos tubos se abren en la porción terminal para salir al exterior por un orificio excretor localizado en la región caudal o posterior.

  • El Sistema Nervioso

Está constituido por dos ganglios que forman el cerebro, de donde se originan dos cordones nerviosos longitudi­nales centrales y varios nervios transversales.
Todos los espacios existentes entre los diversos órga­nos internos y los diferentes músculos están ocupados por un blando parénquima celular, no existiendo cavidad
interna, por eso es que se dice que estos animales son acelomados.
En las fasciolas aduttas encontramos un sistema repro­ductor masculino y femenino, es decir, que son animales hermafroditas, siendo la fecundación cruzada e interna.

  • Aparato Reproductor masculino

Consiste en dos testículos muy ramificados: Un testículo anterior y otro posterior, los cuales presentan conductos eferentes y conductos deferentes, estos últimos se
unen a nivel medio formando un solo conducto deferen­te que conduce a una cámara de almacenamiento de es­permatozoos llamada vesícula seminal que se proyec­ta hacia adelante, donde encontramos el pene que se comunica con el exterior por el poro genital.

 

  • Aparato Reproductor Femenino

Consta de un ovario con un oviducto conectado a un área central conocido con el nombre de ootipo donde se encuentran juntos dos conductos vitelinos que provienen de las glándulas vitelinas localizadas a ambos lados del cuerpo.

2.- Ciclo Biológico de la Fasciola

Una vez efectuada la fecundación los huevos salen por el poro genital, para esto los huevos han recibido cierta canti­dad de vitelo y están protegidos por una cáscara dura. Una vez que han salido por el poro genital, la bilis de la oveja los arrastra hasta el intestino, saliendo al exterior con los excre­mentos aproximadamente 500,000 huevos.

Encontrando un ambiente húmedo y temperatura modera­da, de cada huevo sale una larva microscópica, ciliada, que toma el nombre de miracidio que puede nadar unas 8
horas como máximo, en este tiempo debe de encontrar cier­ta clase de caracol de agua dulce como huésped interme­dio. Una vez localizado, el miracidio perfora los tejidos del ca­
racol dirigiéndose hacia la cavidad pulmonar, donde pierde los cilios y toma el nombre de esporocisto, que es de forma aglobada. Inmediatamente comienza una proliferación de
células del miracidio formándose varias larvas que poseen boca e intestino; estas son las llamadas redias, que emigran hacia el hígado del caracol.

Aquí las redias pueden multiplicarse asexualmente dando lugar a otras redias. Dentro de cada una se forman unos seres en forma de discos que se conocen como cercarías,
que poseen cola y ventosas, las que salen al agua y nadan li­bremente hasta llegar a la orilla donde se fijan a las hierbas.
Aquí pierden la cola y toman el nombre de metacercarias las cuales secretan un quiste resistente para protegerse del medio ambiente.

Al ser comidos estos pastos por una oveja, las metacercarias llegan a su intestino donde, por acción de los jugos digesti­vos, disuelven la membrana del quiste y la larva queda libre,
emigrando hacia el hígado y el conducto biliar donde crece hasta convertirse en una duela adulta.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *