¿Qué es el Aparato Digestivo?

APARATO DIGESTIVO

COMPONENTES DEL APARATO DIGESTIVO

– Tronco gastrointestinal o tubo digestivo que lo forman: la boca, el esófago, estómago, intestino delgado, intestino grueso, recto y ano.

– Organos accesorios: dientes, lengua, glándulas salivales, hígado, vesícula biliar y páncreas.

a.- Funciones Generales

Ingestión: Introducción de alimentos al tubo digestivo.

Motilidad: Movimiento de las paredes del tubo digestivo que ayuda al transporte de los alimentos a lo largo del tubo (peris­taltismo).

Digestion: Transformación por acción enzimática de macro­moléculas absorbibles.

Absorción: Pasaje de los productos de la digestión del lúmen intestinal a la circulación sanguínea.

Defecación: Eliminación de las paredes del tracto gastroins­testinal, de dentro hacia afuera:

b. Estructura y Fisiología de los órganos digestivos

1.- Boca
Límites:

(a) Anterior: Labios (músculo orbicular de los labios)

Laterales: Mejillas (músculos buccinadores)
Inferior: Piso de la boca (músculo milohioideo)
Superior: Paladar óseo (2/2 anteriores) y blando (1/3 posterior)
Posterior: Orofaringe

(b) Organos accesorios: Son la lengua, las glándulas salivales y los dientes.

– Lengua: Organo muscular móvil que se inserta en el hueso hioideo. Está revestido por epitelio poliestratifi­cado plano sin queratina.

En la cara dorsal de la lengua se encuentra las papilas gustativas. Estas son: filiformes, fungiformes, caliciformes (que forman la V lingual).

Las únicas que posee receptoras para el gusto son las fungiformes y caliciformes. La función de la lengua es participar en la formación del bolo alimenticio, articulación de las palabras y en la deglución.

Deglución: es un reflejo compuesto, se inicia cuando el bolo alimenticio es impulsado por la lengua hacia la parte superior de la faringe. El bolo alimenticio estimula receptores de presión de la faringe, los que envían impulsos al centro de la deglución del bulbo, el cual elabora una respuesta que es llevada a los músculos esqueléticos de la faringe, laringe y parte alta del esófago.

Al desplazarse el bolo alimenticio eleva el paladar blando y ocluye la cavidad nasal, impidiendo que el alimento penetre a ésta. Por influjo del centro de la deglución se impide la respiración, se levanta la laringe y se ciérrala glotis impidiendo que el alimento penetre a la tráquea.

– Glándulas salivales: las glándulas salivales son glándulas exocrinas que vierten su contenido hacia la cavi­dad oral. Son:

– Parótidas: Son dos, ubicadas por debajo y delante del pabellón auricular, secretan a través de un
conducto pequeño que se abre en el interior de la mejilla, a nivel del 2do molar superior.

– Submaxilares: Localizadas por debajo de la lengua; sus conductos desembocan a los costados
del frenillo lingual (Wharton)

– Sublinguales: Localizadas por delante de las submaxilares; sus conductos se abren en el piso de la
boca.

– Saliva: Líquido incoloro constituido por 99% de agua y 1% de solutos (entre ellos HC03, P04,
Na+K +, amilasa salival, lisosima).

La cantidad diaria de secreción salival es de aproximadamente 1,000 – 1,500 ml diarios.

Funciones de la saliva: suministrar un medio de dilu­ción a los alimentos para que sean degustados.

– Los iones bicarbonato y fosfato tienen como objeti­vo neutralizar las sustancias químicas que entran en la boca manteniéndolas a un ph de 6.35 – 6.85 (ligeramente ácido).

– La lisosima destruye a las bacterias. Esta es una proteína que promueve la lisis bacteriana de esta
manera protege a la mucosa oral.

– Digestión química. La amilasa salival, inicia en la boca la descomposición química de los cabohidra­
tos.

Los carbohidratos pueden ser, en términos gene­rales, monosacáridos, disacáridos y polisacáridos.
La mayoría de H.D.C. que comemos son polisacári­dos. Sólo los monosacáridos pueden ser absorbi­
dos, los otros H.D.C. debe ser descompuestos para ser incorporados al organismo.

La amilasa salival hidroliza a los polisacáridos de ca­dena larga, dando origen a polisacáridos de cadena corta (dextrinas), los que pueden ser degradados hasta disacáridos, por la amilasa salival si se da el tiempo suficiente.

Como el bolo alimenticio permanece muy poco tiempo en la cavidad oral, las dextrinas formadas
son muy escasas.

Control de la secreción salival:

– El contacto con sustancias químicas sobre los re­ceptores gustativos incrementa la secreción de sali­
va.

– El olfato y la vista también participan y sirven como estímulo para la secreción salival.

– La actividad parasimpática aumenta la secreción sa­lival y los impulsos simpáticos la disminuyen.

– Por acción de la saliva el alimento se vuelve bolo ali­menticio.

– Dientes: Organos sumamente rígidos y duros que se encuentran ubicados en los alveolos dentarios. Los dientes están constituidos por 4 estructuras: esmalte (de color blanco), dentina (amarillo), cemento, pulpa (tejido conjuntivo ricamente vascularizado e inervado). Proceso de formación del diente:

En el período fetal es donde se produce un primordio de diente. El epitelio oral se invagina hacia el tejido me­senquimal adoptado la forma de una cúpula que encierra en su interior al tejido mesenquimal.

La interacción del mesénquima y el epitelio oral pro­mueve los procesos de diferenciación célular en
ambos. Las células epiteliales se clasifican en amelo­blastos (que darán origen al esmalte) y mesénquima en odontoblastos (que darán origen a la dentina).

Este proceso de diferenciación se lleva a cabo hasta que el diente haga emergencia. Simultáneamente, el primordio del diente definitivo va desarrollando en las bases del diente temporal lo que promueve su resor­ción, originando la movilización y finalmente el reemplazo del diente temporal por el definitivo.

Tipos de dientes:

– Caduco o deciduos: son 20 y se les conoce vulgarmente como dientes de “leche”. Son 8 incisi­vos, 4 caninos, 8 molares.

– Permanentes: Son 32 y empiezan a emerger a partir de los 6 años, hasta los 18 a 25 años. Son 8
incisivos, 4 caninos, 8 premolares, 12 molares.

La función de las piezas dentarias es triturar los alimen­tos y participar en la fonación y deglución.

2.- Esófago

a.- Anatomía: Es un tubo de 20 – 25 cms, de largo, tiene una luz virtual, comunica la faringe con el estómago. El esófago está situado entre la columna y la tráquea, atraviesa el diafragma y termina en la parte superior del estómago, zona en la que hay una esfínter (anillo de músculo liso) llamado cardias.

b.- Función: Transportar el bolo alimenticio de la faringe al estómago por acción de la contracción Iongitudinal, de arriba hacia abajo, de los músculos lisos de su pared (peristaltis­mo).

3.- Estómago

a.- Anatomía: Tiene forma de Jota está situado debajo del diafragma, en la porción superior del abdomen. Se inicia en el cardias y termina en otro esfínter, el píloro, que lo co­munica con el intestino delgado. La mucosa que lo cubre tiene grandes pliegues que se distienden cuando el estómago se llena de alimentos.

(b) Regiones del estómago:

– Región Fúndica: (es la más alta), en ella el epitelio presenta criptas en cuyo interior encontramos las glándu­las fúndicas, constituidas por tres tipos de células:

– Principales: segregan enzimas digestivas (pepsinalipasa, renina).

– Parietales: segregan HCI.

– Mucinógenas: Segregan mucus y factor intrínseco (Vit. D12).

– Región del cuerpo: Es la de mayor volumen, tiene iguales características que la anterior.

– Región pilórica: Comprende el antro y el piloto, se comunica con el intestino delgado.

En esta región encontramos las glándula pilóricas que producen moco y un polipéptido llamado gastrina (que estimula la secreción de las células parietales y princi­pales).

4.- Intestino Delgado

a.- Anatomía: Es un tubo de aproximadamente 6 m. de largo, lo cual permite que el alimento permanezca largo tiempo en él para que puedan llevarse a cabo eficientemente sus dos funciones principales que son la digestión y la absorción.

El intestino delgado está ubicado en el abdomen, el tubo se dobla sobre sí mismo constituyendo las asas intestina­les. El peritoneo que lo recubre toma el nombre de me­senterio y se fija a la pared posterior del abdomen. El in­testino delgado consta de las siguientes partes:

Duodeno: es la primera porción y la más corta (25 cm).

– Yeyuno: es la más larga (4 – 6 m)
– LIeon: (1-2 m) que termina en la válvula ileocecal.

La mucosa que recubre al intestino delgado presenta gran número de pliegues y proyecciones hacia la luz (vellosida­des) que aumentan grandemente su superficie (aproxima­damente 200 m2), lo cual acelera el proceso de absorción de los alimentos.

Las vellosidades intestinales son evaginaciones de la mu­cosa (epitelio y lámina propia) que se proyectan hacia la luz del tubo; cada vellosidad tiene una red capilar y un vaso quilífero central (Iinfático).

Entre las células del epitelio de las vellosidades las más importantes son las células absorbentes o en “chapa estriada”, que presentan en su borde libre gran cantidad de evaginaciones citoplasmáticas cubiertas por membrana (microvellosidades), las que aumentan aún más la superfi­cie de absorción del intestino delgado.

(b) Función: Es el intestino delgado donde ocurren los pro­cesos de la digestión de los alimentos y de la absorción de los productos finales de la digestión. Los polisacáridos llamados dextrinas son llevadas a disacáridos y de allí a mo­nosacaridos por acción de las disacáridasas y es así como
atraviesan la mucosa intestinal. Las proteosas y peptonas son llevadas a aminoácidos, mientras que los lípidos se lle­van hasta sus componentes básicos, ácidos grasos y gli­cerol, atraviesan la mucosa intestinal y son llevados por el torrente linfático.

5.- Glándulas anexas del Intestino delgado

a.- Páncreas: Glándula mixta, que se ubica retroperitoneal­mente detrás del estómago. Su porción exocrina se co­munica con el duodeno por medio del conducto de Wirsung, que desemboca en la ampolla de Vater, segrega el jugo pancreático, constituido por iones yagua, quimio­tripsinógeno, carboxipeptidasa, ribonucleasa, desoxirribo­ nucleasa, lipasa y amilasa.

El jugo pancreático posee gran cantidad de iones bicarbo­nato los cuales neutralizan el quimo ácido que viene delestómago. La producción de este líquido es de 1,200 – 1,300 mVdía.

b.- Hígado: Es el órgano más voluminoso del cuerpo pesa aproximadamente 1.5 kg. en el adulto. Está cubierto por una cápsula resistente de tejido conjuntivo, llamado cápsula de Glisson.

Visto desde arriba presenta dos lóbulos, derecho e izquierdo, pero visto de abajo distinguimos 4 lóbulos: dere­cho, izquierdo, cuadrado y caudado. En la confluencia de estos lóbulos encontramos el hilio hepático, por donde pentra el pedículo, conformado por la arteria y vena hepá­tica, los conductos hepáticos, vena porta y linfáticos.

– Estructura Histológica.- La unidad funcional del hí­gado es el lobulillo hepático, el cual está formado por células llamadas hepatocitos, las cuales se distribuyen formando cordones radiales a partir de la vena centro­lobulillar, afluente de las venas suprahepáticas.

Un lobulillo hepático clásico tiene forma hexagonal y en cada vértice del hexágono se encuentran los espa­cios porta, cada uno de los cuales contienen una rama de la vena porta, de la arteria hepática, un conducto bi­liar y vasos linfáticos. Entre los cordones de hepatoci­tos se observan unos espacios “Claros que constituyen los sinusoides hepáticos, los cuales son capilares san­guíneos recubiertos por células endoteliales planas y célula estrelladas o células de Kupffer, éstas últimas con capacidad fagocítica. Entre los hepatocitos se for­man los canalículos biliares que drenan la bilis, produci­da en los hepatocitos, hacia el conducto biliar del espa­cio porta correspondiente.

– Circulación sanguínea en el hígado.- El hígado re­cibe aproximadamente el 70% de sangre a través de la vena porta y una porción pequeña por la arteria hepáti­ca. La vena porta, formada por la vena mesentérica su­perior y la vena esplénica, lleva al hígado casi todo el material absorbido por el tubo digestivo (excepto lípi­dos, que son transportados por vía linfática).

En vista de esta característica, este órgano se encuen­tra en capacidad de metabolizar, almacenar, neutralizar y eliminar sustancias tóxicas absorbidas.

 

Funciones del hígado

– Detoxificación: El hígado metaboliza, almacena, neutraliza y elimina sustancia tóxicas absorbidas.
Producción de bilis.

– Regulación del metabolismo de los hidratos de carbono: porque fabrica glucógeno hepático cuando
la glicemia es alta y devuelve el glucógeno a la san­gre, en forma de glucosa, cuando baja la glicemia.

– Regulación del metabolismo de proteínas: porque fabrica albúminas (proteínas) a partir de los aminoá­cidos absorbidos en el tubo digestivo.

– Regulación del metabolismo de lípidos: porque es­terifica los ácidos grasos haciendo posible el depó­sito de grasas neutras en el tejido adiposo.

– Formación de úrea.

– Detoxificación de la sangre de partículas, mediante las células de Kupffer (fagocitos).

– Regulación de la coagulación sanguínea: porque fabrica varios factores de la coagulación sanguínea
(protrombina, fibrinógeno).

– Regulación del metabolismo de las vitaminas.

– Metaboliza hormonas, esteroides y alcohol.

6.- Intestino grueso

Inicia su trayecto en la válvula ileocecal y termina en el ano.

Sus partes son:

– Ciego (aquí encontramos el apéndice)
– Colon ascendente
– Colon transverso
– Colon descendente
– Colon sigmoides

Su epitelio se caracteriza por tener abundantes células mucosas. La submucosa está infiltrada de linfocitos (placas de Peyer) y su capa muscular longitudinal externa se agrupa en tres cintas llamadas tenias.
En este segmento se absorbe gran cantidad de agua, elec­trolitos, vitamina K, vitaminas del complejo B. Además, se en­carga del transporte y eliminación de todo los desechos de la digestión que constituyen la materia fecal.

7.- Recto

Porción terminal del tubo digestivo que concluye en el esfín­ter anal.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *