¿Cómo se desarrollan los huesos?

El esqueleto humano está constituido por la armazón compuesta por los huesos y cartílagos que soporta los tejidos blandos. Es muy fuerte y a la vez muy ligero, y particularmente está hecho para adoptar una posición erguida. El eje central de este sistema que está formado por el cráneo en la parte superior, la columna vertebral en la parte media, formada por huesos superpuestos y fusionados de tal modo que forman el sacro y el coxal en la parte inferior. Las partes prolongadas están formados por las extremidades superiores e inferiores y por las costillas.

Esqueleto humano

¿HASTA QUÉ EDAD CRECEN LOS HUESOS DE UNA PERSONA?

Según estudios han revelado que los huesos de los humanos crecen hasta los 25 años. 

Los recién nacidos tienen huesos blandos y flexibles pero éstos se van endureciendo progresivamente con la edad y en la medida en que el calcio se va depositando en ellos. En los extremos hay una zona formada por un tejido llamado cartílago del crecimiento, es aquí donde se va formando un nuevo tejido óseo, determinando el crecimiento longitudinal de los huesos. Durante la etapa de crecimiento, en la infancia y la juventud, los huesos no están calcificados en su totalidad.

Al producirse el endurecimiento u osificación entre los 20 y 25 años de edad, el crecimiento óseo se detiene. El aumento de su longitud así como su detención están determinados por varios factores hormonales.

EQUILIBRIO ENTRE FORMACIÓN Y DESTRUCCIÓN

En la formación de los huesos, éstos no sólo crecen en longitud sino también en anchura, y el proceso de crecimiento es continuado. En el interior existen células óseas llamadas esteoblastos. Al mismo tiempo el hueso ya formado es continuamente destruido por otro tipo de células: los osteoclastos. 

En el proceso de formación y destrucción del tejido óseo normalmente debe haber un total equilibrio entre ambos procesos, ya que ellos permiten que un determinado defecto óseo sea corregido. Por ejemplo, una fractura del hueso puede unirse con una cierta angulación, pero gracias a esta facultad a formarse y destruirse en las zonas adecuadas se va produciendo una correcta alineación de los fragmentos óseos.

LOS HUESOS SUELEN QUEBRARSE A UNA CIERTA EDAD

En los adultos los huesos son duros y resistentes, pero pueden romperse si sufren un traumatismo de consideración. En los infantes, los huesos son más flexibles y las lesiones más frecuentes. Pueden producirse una incurvación sin llegar a romper el hueso, lo cual demuestra su elasticidad. A medida que envejecemos, el colágeno, el colágeno y el calcio van desapareciendo de los huesos, de tal forma que éstos se rompen con facilidad porque se han vuelto frágiles. Este proceso se llama osteoporosis.

Esqueleto nombres

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *