¿Cuáles son los ciclos cardíacos?

El corazón está animado de movimientos rítmicos de contracción y relajación que dan impulso a la sangre. Estos movimientos son debidos a las contractilidad de las fibras musculares del miocardio. Llámese ciclo cardíaco a las fases de actividad: contracción o sístole; y de reposo: relajación o diástole, por las que de continuo pasa el corazón.

CONTRACCIÓN CARDÍACA O SÍSTOLE

La sístole es el periodo de contracción cardíaca, en especial de los ventrículos, y tiene por objeto impulsar la sangre de estos hacia las arterias aorta y pulmonar. Al inicio de la contracción ventricular se produce un aumento de presión en el interior de éstos lo que origina que las válvulas que separan aurículas de ventrículos se cierren impidiendo que la sangre refluya hacia éstas y, simultáneamente, obliga a que se abran las válvulas arteriales  y la sangre pueda fluir.

problemas cardiacos

EL DIÁSTOLE ES LA RELAJACIÓN

El diástole es la fase en la que los ventrículos se relajan y son llenados por la sangre procedente de las aurículas. Esta fase dura cuatro décimas de segundo. En este tiempo, aprovechando la relajación muscular, se produce la oxigenación del músculo cardíaco por medio de las arterias coronarias.

CIRCULACIONES SISTÉMICA Y PULMONAR, DOS «CIRCUITOS»

El aparato circulatorio constituye un sistema único y cerrado que, sin embargo, está compuesto por dos «circuitos» sanguíneos: circulación sistémica o mayor y circulación pulmonar o menor.

La circulación sistémica afecta a la totalidad del organismo iniciándose en el ventrículo izquierdo y la artería aorta, originándose a partir de ésta una gran cantidad de ramificaciones que forman los capilares. Una vez realizado el intercambio gaseoso, los capilares van uniéndose entre sí, formando vasos cada vez de mayor grosor. Estos vasos contienen sangre pobre en oxígeno (sangre venosa) y se denominan venas. Las venas confluyen entre sí, hasta formar dos grandes troncos que desembocan en la aurícula derecha. Ellas son: la vena cava superior, que recoge la sangre de la cabeza y extremidades superiores; y la vena cava inferior, que recoge la sangre de todas las demás partes del cuerpo.

circulación pulmonar

ARTERIAS DE CIRCULACIÓN MAYOR

Las más importantes arterias de la circulación mayor, por su tamaño y significación, son:

Subclavias, riegan las extremidades superiores, izquierda y derecha, llamadas también axilar y humeral.

Carótidas, dirigidas hacia arriba en dos ramas una irriga el cerebro y la otra la periferia de la cabeza.

Del tronco celiaco, nacidas en el tramo abdominal de la aorta tiene tres ramas: hepática, hacia el hígado; estomáquica, al estómago; y esplénica, que va al bazo.

Mesentéricas, nacidas en el tramo abdominal de la aorta son dos: superior, a los intestinos; inferior, al recto y parte del colon.

Renales, son dos, una para cada riñón.

Iliacas, nacen en la bifurcación de la aorta; son dos, una baña los órganos del bajo abdomen y la otra las extremidades inferiores.

LAS TRES TÚNICAS DE ARTERIAS Y VENAS

Las arterias están formadas por paredes más gruesas, resistentes y elásticas que las venas pero estas últimas tienen la capacidad de distenderse con facilidad y poseen además unas válvulas que sólo permiten el paso de la sangre en dirección hacia el corazón. Morfológicamente, arterias y venas presentan tres capas o túnicas que reciben la misma denominación aunque son de diferente constitución. La capa adventicia es externa y cumple labor de alimentación; la túnica media es más gruesa, puede variar de calibre; la capa íntima es interna, recubierta de endotelio simple.

Arterias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *