¿Cuándo el tabaco fue una planta medicinal?

En el siglo XVI llamaban al tabaco «hierba santa».

Analizando la historia, el tabaco se descubrió en América, donde los indígenas la cultivaban y fumaban desde tiempos muy remotos.

En Europa fue apreciada primero en calidad de planta medicinal, y utilizada únicamente como polvo para aspirar. Se le atribuían numerosas virtudes medicamentosas. De ahí la denominación de «hierba santa». El tabaco se conoció también con el nombre de «hierba nicotiniana», en honor del embajador francés Nicot, que contribuyó  a su difusión regalando algunas semillas de la planta a la reina Catalina de Médicis.

tabaco

Pero la costumbre de fumar tabaco se difundió muy lentamente. Las variedades de tabaco que hoy se cultivan son muchísimas.

Por lo general, primero se procede a plantar las diminutas semillas en adecuados semilleros. Cuando las plantitas alcanzan una altura de unos diez centímetros, se procede a trasplantarlas a los campos, bien sea manualmente o bien con la ayuda de máquinas especiales. Abandonado a sí mismo, el tabaco crece hasta dos metros y produce unas flores en forma de embudo y de color rosado o rojo intenso.

Pero el cultivador se encarga de que ello no ocurra, para lo cual procede a «desmochar» las plantas con objeto de que solo se desarrollen las hojas, que constituyen la parte utilizada en la industria.

tabaco2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *