¿Cuándo se descubrió la energía nuclear?

La energía nuclear fue el resultado de investigaciones científicas de altísimo nivel.

Con la desintegración del átomo es posible crear una reacciones en el curso, de las cuales, parte de la materia se transforma directamente en energía. Esta energía, en el caso de no encauzarse debidamente, puede resultar desastrosa para el hombre. Es posible afirmar, pues, que la última de las fuentes de energía descubiertas por e hombre es, con mucho la más poderosa y la más peligrosa.

Esta fuerza enorme, que tan trágicamente se utilizó durante la segunda guerra mundial, halla hoy aplicaciones pacíficas de gran alcance: tanto en el campo de la medicina como en el de los transportes, la industria o la vida cotidiana en general. Pensemos, por ejemplo, en el rápido socorro que puede prestar un buque dotado de propulsión nuclear, trasladándose a los lugares afectados por desastres naturales para abastecerlos de la energía necesaria. 

energía nuclear 02

Los reactores nucleares están en condiciones de ofrecer energía a los laboratorios orbitales destinados a realizar empresas espaciales. Las bombas de cobalto ayudan a la medicina.

En el campo de la agricultura, la utilización de la radiactividad permitirá la obtención de datos de considerable importancia en relación con la alimentación de las plantas, los tipos de terreno y los fertilizantes a utilizar. Si se consigue controlar la radiactividad, es decir, la fuerza que liberan los átomos durante una desintegración nuclear, aplicándola a finalidades de progreso pacífico, resultará muy beneficioso.

energía nuclear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *