¿Cuándo surgió la leyenda del unicornio?

Los antiguos pueblos del Mediterráneo creían en la existencia del unicornio, mítico animal al que se atribuía la forma de caballo provisto de un largo cuerno en la frente.

Dicha creencia parecieron confirmarla los primeros visitantes de los mares septentrionales, que a la vuelta de sus viajes habían traído unos extraños “cuernos” de forma espiral hallados sobre las playas de las misteriosos países del norte. Sin embargo, nadie había conseguido ver jamás a un ejemplar de ese animal mítico. 

Unicornio siberia

La leyenda del unicornio incrementó la fantasía de los hombres hasta finales de la Edad Media, y hubo quien llegó al extremo de querer reconstruir el legendario animal utilizando el esqueleto de un cuadrúpedo y fijando a su cráneo uno de aquellos famosos cuernos en espiral procedentes de las tierras del Norte.

Pero con el desarrollo de los estudios científicos basados en la observación atenta de la naturaleza, estos comentarios de charlatán quedaron al descubierto. Cuando, en el año 1655, algunos mamíferos consiguieron pescar en el océano un narval y trajeron a Europa su esqueleto, se comprendió que los largos “cuernos” encontrados por los antiguos viajeros pertenecían a este cetáceo, y no al Unicornio. En consecuencia, el narval posee un diente muy desarrollado y de forma retorcida, que surge horizontalmente de su boca.

Es así que lo encontrado en las playas no habían sido cuernos, sino dientes de narvales muertos y empujados a la orilla por las corrientes marinas.

unicornio leyenda

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *