La península de Arabia en el siglo VII d. C.

Ante el gran tamaño del desierto, las tareas primarias de las tribus árabes, en el siglo VII d. C., eran las tareas como el pastoreo de rebaños de ovejas, cabras, caballos y dromedarios.

Juntaban esta actividad con el comercio ya que la península de Arabia disfrutaba de las ventajas de encontrarse en un lugar estratégico, el cruce de caminos entre Europa, África y Asia.

En ese entonces se presentaban varias caravanas de Beduinos, cruzaban paulatinamente el desierto para llevar productos desde el golfo Pérsico hasta el mar Mediterráneo y favorecían la prosperidad de las dos ciudades de Arabia: La Meca y Medina.

El oro, la plata, el marfil o las piedras preciosas deseados por los nobles de Bizancio, eran transportados por los árabes desde el núcleo de África. Los dromedarios eran de mucha importancia y principales aliados en los largos y calurosos viajes.

La península de Arabia

¿LOS ARABES ERAN RELIGIOSOS?

Los árabes eran personas politeístas  y tolerantes en el vecindario, los judíos y los cristianos que practicaban religiones monoteístas.

Los árabes adoraban a los fenómenos naturales. En la ciudad de La Meca, adoraban al meteorito dentro de una caja de piedras negras, llamada la Kaaba.

Algunas caravanas se resistían la tentación de acudir a La Meca y honrar su famosa piedra sagrada. Hasta se realizaban peregrinaciones a la Kaaba lo cual enriqueció a los comerciantes de La Meca. Tiempo después, la prosperidad de estas familias se convirtió en poder.

la religión árabe

LA FIGURA DE MAHOMA

El jefe de tribu y rico mercader de La Meca, Mahoma, vivió entre los años 570 y 632. Él, huérfano de padre, fue criado por su tío. Sus familiares viajaban en caravanas, lo que le permitió entrar en contacto con los judíos y monjes cristianos, en el cual estudiaban sus doctrinas. 
A la edad de los 40, después de un tiempo de aislamiento y meditación, afirmó haber recibido la Revelación de la palabra de Dios. A quien lo llamaron ALÁ, nombre proveniente del arcángel Gabriel.

Mahoma seguía las escrituras de Alá, y representado como su único Dios, del que se proclamó su profeta. 

Asimismo, se impuso como Jefe político y religioso de los musulmanes. Empezó una guerra contra los habitantes de La Meca, alrededor del año 630. Dos años después de su muerte, se podría decir que casi toda Arabia estaba sometida.

Mahoma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *