¿Qué es el aparato circulatorio?

Como se realiza la circulación sanguínea 

El corazón y los vasos sanguíneos son las estructuras principales del aparato circulatorio, mecanismo éste muy complejo en el que intervienen un conjunto de órganos cuya misión es distribuir la sangre por todo el organismo de un modo uniforme. Durante la circulación se efectúan muy importantes procesos vitales como mantener constante la temperatura corporal y distribuir a las células el oxígeno y los alimentos que ellas necesitan. El corazón, como órgano vital de este aparato, cuenta con el valioso complemento de los vasos sanguíneos, estructuras tubulares por cuyo interior circula la sangre. De un modo general se puede decir que los vasos sanguíneos son de dos clases: las venas, que conducen la sangre hacia el corazón; y las arterias que llevan la sangre desde el corazón hasta las diferentes partes del cuerpo.

EL CORAZÓN BOMBEA POR SEGUNDO

El corazón es un órgano hueco cuyas paredes, de tipo muscular, tienen capacidad de contracción, lo que permite que este órgano vital actúe a modo de una bomba impulsado en las arterias la sangre que recibe de las venas. Está ubicado entre los pulmones y envuelto por el pericardio, saco membranoso delgado con dos capas que envuelve al corazón. Tiene cuatro cavidades, dos aurículas y dos ventrículos, además de cuatro válvulas que se encargan de ordenar el sentido circulatorio.

corazón

AURÍCULAS Y VENTRÍCULOS RECIBEN Y ENVÍAN SANGRE

La aurícula derecha es la cavidad superior donde desembocan las venas cavas que conducen al corazón la sangre procedente de todo el organismo, exceptuando la oxigenada que regresa de los pulmones. La aurícula izquierda es una cavidad, también superior, encargada de recoger la sangre ya oxigenada que proviene de los pulmones. El ventrículo derecho tiene como misión recibir la sangre de la aurícula derecha por medio de la válvula tricúspide, situada entre la aurícula y ventrículo derecho. Esta válvula se encarga de impulsar la sangre pobre en oxígeno hacia el árbol arterio-pulmonar. El ventrículo izquierdo hace la función de recibir la sangre oxigenada de la aurícula izquierda a través de una válvula bicúspide, también llamada válvula mitral, y la envía a la arteria aorta por medio de la válvula aórtica. La válvula bicúspide o mitral se ubica entre la aurícula y ventrículo izquierdo y la aórtica entre el ventrículo izquierdo y la aorta ascendente. Los ventrículos son cavidades inferiores.

MIOCARDIO, MÚSCULOS QUE TRABAJAN SIN REPOSO

El miocardio es la pared muscular del corazón; está formado por músculos estriados y se diferencia de la musculatura esquelética por estar compuesto no de fascículos aislados sino como una red de fibras musculares unidas entre sí con los núcleos situados en el centro. Sus fibras musculares son las más desarrolladas de todo el cuerpo, pues tienen que realizar un trabajo intenso y sin reposo, o sea la contracción del corazón 70 a 75 veces por minuto. Con sus contracciones determina la acción de bombeo de este órgano.

ENDOCARDIO, LA TÚNICA INTERNA

El endocardio representa la túnica interna de la pared cardiaca y tapiza la superficie interna del miocardio, formando la cara interna de las cavidades del corazón. Está formado por tres capas:

a) Una externa, de tejido conjuntivo y fibras elásticas
b) Otra media, formada de tejido conjuntivo, fibras elásticas y miocitos glabros (lisos); y
c) Una tercera, interna, endotelial. Su aspecto es blanco, liso y brillante.

Endocardio

SISTEMA EXITOCONDUCTOR DA EL RITMO

En el trabajo rítmico del corazón y en la coordinación de la actividad de la musculatura de sus distintas cámaras juega un papel importante el denominado sistema exitoconductor del corazón. Esta cualidad se debe a dos masas de tejidos miocárdicos especializados en realizar esa función y que se denominan nódulos. Estos elementos observan las particularidades de los tejidos musculares y nerviosos al mismo tiempo. Tales nódulos, que generan contracciones, se llaman senoauriculares y auriculoventriculares. Además, el sistema nervioso puede aumentar o disminuir la frecuencia de estos impulsos, regulando así el funcionamiento del corazón.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *